Personas encogidas + Vivir en tu mundo

El otro día entraba en mi casa y me encontré con una mujer que estaba limpiando la escalera, yo le saludé. Al verme paró de limpiar, como para no molestar, a mi me extraña pero seguí hacia mi puerta.

Cuando entraba en casa (pasados 10 segundos desde el primer saludo), le dije "adiós" y me contestó "gracias".

Pasados unos minutos salí de casa y todavía estaba por ahí, le volví a decir "adiós" y volvió a contestarme "gracias".

Yo me quedé preguntándome hasta qué extremo había tenido que llegar la mujer para que cuando alguien le diga hola o adiós conteste gracias. También me pregunto si es cosa de la mujer, o si es que solemos vivir tanto en nuestro mundo que cuando algún desconocido se relaciona con nosotros nos sorprendemos al ver entremezclarse los mundos temporalmente.

2 comentarios:

kamala dijo...

Debiste pararte a hablar con ella un poco. No te cuesta nada. Piénsalo, y el próximo día, hazlo.

¿Qué tal si le preguntas su nombre?

Un beso.

kamala dijo...

Se me ha olvidado decirte que me encanta que hagas esas cosas. Como ella te contesto que... gracias.