Viaje a Berlín

En el albergue
Catedral de Berlín
Puerta de Brandeburgo
El viernes pasado salimos hacia Berlín en un vuelo encontrado a través del Lidl por 58 € ir y volver con vuelo directo Málaga-Berlín (me ha salido más barato que sólo el viaje de ida a mi casa).

Al llegar a Berlín nos dirigimos al albergue en el que habíamos reservado una habitación de 4 y cuando llegamos a la dirección nos encontramos con una casa que no tenía pinta de albergue ni de nada. Entonces entendimos el por qué de los 14 € / noche-persona, pero como no encontramos la puerta de entrada preguntamos a gente que pasaba por la calle. Primero uno nos contestó en alemán y ruso (estábamos en la zona este) y como no nos enterábamos de nada otro hombre se paró y nos dijo: "En Berlín hay 5 calles que se llaman como la vuestra", ya te puedes imaginar la cara que se nos quedó. Leímos la descripción que ponía en lo que habíamos imprimido y nos dijo cómo llegar.

Al llegar al albergue nos encontramos con un cuarto nuevo con muebles tipo Ikea, una zona común con televisión, cocina, nevera e incluso horno y todo limpísimo: era una maravilla.

Al día siguiente (sábado) visitamos casi todo lo más relevante del centro de Berlín (la catedral, la puerta de Brandeburgo, el monumento en memoria de los judíos, el monumento en memoria de los libros quemados, la sinagoga por fuera, el Sony center, etc). A parte, ese día se jugaba la final del la copa alemana Bayern Munich vs Fránkfurt por lo que había mucho ambiente (y policía) por la calle. Esa noche salimos de fiesta y estuvo muy muy bien, pues llegamos a un lugar con 3 salas (aunque tardamos en darnos cuenta que eran salas distintas) y nos gustó la música.

El domingo fuimos a visitar un campo de concentración que está a 35 km de Berlín, en Oranienburg. Fue de las cosas que más me impactó. Muchas veces las cosas que más nos marcan son aquellas que las redescubrimos, cuando nos volvemos a hacer conscientes. Sólo viendo las salas que había, las condiciones en las que estaban y lo que acababa ocurriendo te entran escalofríos.

El lunes vimos el Reichstag, el parlamento alemán. Estaba muy bien montado, pues para subir a la cúpula había una espiral en rampa para subir y otra para bajar. Desde allí había muy buenas vistas. Al bajar dimos una vuelta por un parque increíble y vimos unos puestecitos que habían montado coincidiendo con el 1 de Mayo. Después de comer fuimos a ver el estadio donde se jugará la final del mundial y fuimos buscando unos focos que no eran nada xD, pero nos reímos un rato.

El martes visitamos el museo de Pergamon [2]. Mereció la pena pagar su entrada, pues era increíble. Y ya nos volvimos a Málaga y después a Granada.

Durante el viaje no faltó en ningún momento la sonrisa y las risas, pues estábamos siempre liados con la guerra este-oeste. Hicimos hasta una sesión de fotos torturando a Scralk, con la bandera comunista de fondo. Y los monumentos andantes (xD) también daban fuerzas para seguir después de un largo día en movimiento. Y lo que tampoco podía faltar es nuestra habitual partida de cartas al continental.

Un viaje del que he quedado muy contento tanto por lo visitado como lo vivido con mis compis Pika, Chivi y Scralk. Un muy buen sabor de boca.

Actualización: Scralk también habla del viaje.

1 comentarios:

kamala dijo...

Cuanto me alegro de que lo pasaras bien. Muchas gracias por contarnos tu viaje, me han entrado ganas de ir a mi también jajaja.

Cuando fui a Praga, nos dijeron que a 50 km había un campo de concentración. Desde pequeña me ha gustado leer sobre ese tema, y me dio pena no tener suficientes días para pasarme a verlo. En otra ocasión y tal vez en otro lugar será. Debe ser impresionante la sensación.

El albergue no tenía mala pinta. Si en alguna ocación voy, te pediré la dirección. Pero la "exacta" jajaja.

Bueno, un beso (engancha el continental, ¿verdad?).