Donación de sangre



Esta mañana han venido del centro de transfusión de sangre al colegio para tomar sangre de la gente que quisiera donar.

Desde que tengo uso de razón le he tenido miedo a las agujas y me dan mareos con una facilidad increíble cuando veo imágenes de sangre o alguien habla de operaciones que le han hecho o le van a hacer. Tanto es así hasta una vez que vinieron a la facultad a preguntarnos si queríamos donar sangre casi me desmayo sólo de pensarlo.

Esta mañana me he decidido y aunque no he conseguido que me hiciesen análisis por el mismo precio (porque no iba en ayunas) pero he donado sangre y ni me he desmayado ni nada por el estilo. A partir de ahora voy a donar con frecuencia. Estoy muy contento.

4 comentarios:

Lord Taran dijo...

Cuando cumplí 18 años el mismo día fui a donar sangre, es algo que tenía mucha ilusión y mucho interés por poder hacer. Donde varias veces, bastantes, pero una vez me llevé un susto cuando me llegó una carta para que fuera al centro de donantes, sin especificar nada más. Vaya un mal rato.
Al final no tenía mucha importancia y tal, pero no he vuelto a donar aun. De todas formas desde entonces sé que mi sangre no es muy aceptable... a ver si consigo estabilizar mi cuerpo y quitarme también miedos de encima y vuelvo a donar con regularidad...

Javi dijo...

Me alegro mucho que vencieras tu miedo y te animaras, Zilc. Enhorabuena. Espero que yo también siga tu ejemplo y me decida a donar con frecuencia, intentando sobreponerme a la sugestión de que me voy a desmayar (como ayer). Je, je. Un abrazo.

JoRdInA dijo...

Moltes Felicitats!!!
Jo encara no he aconseguit fer aquest pas :(! Tot i que hi vaig anar però em vaig marejar i em vaig ginyar amb la punxada al dit!
Però i tornaré!!! ;)

Anónimo dijo...

Enhorabuena! Que alegria! Ánimo valiente! Lo de las agujas lo compartimos... Un fuerte abrazo. Igone